Editorial

Con la publicación del cuarto número de Además de, nuestra revista se va consolidando como una publicación de referencia entre los investigadores y profesionales de las artes decorativas y el diseño. Desde el Museo Nacional de Artes Decorativas y su Asociación de Amigos, es una alegría servir de catalizador y punto de referencia para los estudios de este campo, desde muy diferentes enfoques y épocas.

Con los trabajos publicados en este número, Además de continúa abordando aspectos muy diversos de distintas materias que están dentro del ámbito de nuestro estudio.

Lucia Ajello analiza con detalle las relaciones artísticas entre Roma y Madrid, a través de la documentación y del estudio de varios relicarios conservados en los conventos reales de las Descalzas y la Encarnación, que permiten profundizar en el conocimiento de la obra de distintos plateros y artistas romanos del ámbito de la Santa Sede, durante los siglos XVII y XVIII.

El terno de san Eufrasio de la catedral de Jaén y otras piezas del taller de Molero conservadas en la diócesis giennense son estudiados con detalle por Ismael Amaro Martos, incorporando al estudio de este maestro tejedor nuevas piezas realizadas en sus telares, en este caso encargadas por Agustín Rubín de Ceballos, obispo de Jaén entre 1780 y 1793.

Victoria Ramírez ha profundizado en el conocimiento de una importante colección de tapices, que antaño perteneció al duque de Montpensier y actualmente cuelga en la Embajada de España en Roma, y el valor y la importancia que las colgaduras tuvieron en las decoraciones de finales del siglo XIX en los principales palacios españoles de la época.

Oscar Scopa propone una reflexión sobre el ornamento en el siglo XIX. Durante este período, llegó en algunos casos a convertirse en una cuestión de Estado, y la variedad y tipología ornamentales empleadas durante esta época fueron signo de gusto, corrección y elegancia, y en algunos casos, de todo lo contrario.

Por último, Abraham Rubio se ha detenido en el estudio del interés que la pintora Delhy Tejero tuvo por la cerámica. Nacida en Toro (Zamora), estudió Bellas Artes en Madrid, vivió en la residencia de estudiantes y viajó por varias capitales europeas. Amiga de uno de los ceramistas de la vanguardia española, el catalán Antoni Cumella, a lo largo de su vida se rodeó de numerosas piezas de cerámica, que en ocasiones incluyó en sus pinturas, algunas de las cuales se han conservado.

Asimismo, con este número, la revista continua su proceso de indexación, según los estándares de revistas internacionales, con el objetivo de incorporarse a los distintos índices de calidad, de modo que los trabajos que publiquemos sean considerados positivamente por las diferentes agencias de evaluación nacionales como CNEAI y ANECA.

Solo nos queda agradecer su ayuda a las distintas personas que hacen posible que nuestra revista siga adelante. Y animar a los profesionales e investigadores interesados en las artes decorativas y el diseño, a que nos hagan llegar sus trabajos.

Sofía Rodríguez Bernis
Directora del Museo Nacional de Artes Decorativas
Victoria Ramírez Ruiz
Presidente de la Asociación Amigos del Museo Nacional de Artes Decorativas